febrero 1, 2019

Habitantes

Habitantes

Conoce a lxs habitantes del Santuario y sus historias. Cada unx de ellxs tiene mucho que contar y ahora mucho que disfrutar.


Génesis y Chis son lxs primerxs conejitxs que llegaron al santuario. Génesis fué encontrado cerca de la carretera, suponemos que escapó del camión que lo llevaba a su final. pero ahora es inmensamente feliz con su querida compañera Chis. Ella fue comprada junto a su hermano y mas tarde abandonada en una fábrica. Por suerte nos avisaron a tiempo y pudimos traerla al santuario donde ha encontrado un compañero genial.


El pequeño Peeter es el primer Degú que llegó al santuario. A los pocos días llegaron los 5 hermanos terremoto que corren, saltan y muerden todo aquello que tienen delante. Todos ellos llegaron por no poder ser cuidados por sus anteriores familias. Ahora tienen un hogar donde se les quiere, respeta y cuida.


Momo y Wilburg son dos cerditos vietnamitas, dos hermanitos que nacieron en un parque publico junto a otros cerditos y cerditas vietnamitas por la irresponsabilidad humana. Su madre y su padre fueron abandonados a su suerte y ahora, ellos y sus hermanos, sobreviven a duras penas en ese lugar. Pero estas dos vidas tienen ahora una segunda oportunidad para vivir libres y lejos del maltrato y abandono. Poco a poco empiezan a ver y reconocer lo que es el amor y el respeto.


La familia de las ratillas es muy amplia y siempre llena de amor. Desde que conocimos a las ratas nuestro especismo cayó en picado. Conocimos un mundo y unas emociones que la sociedad siempre nos había negado. Todas las ratitas que han pasado por el santuario nos han colmando de amor y nosotrxs a ellas, Actualmente viven 1 mami con sus 5 hijas y Gala que es la ratita mas mayor del santuario. Joplin fué nuestra primera compañera rata y por ella creamos el santuario.


Moksha y Towanda son las pequeñas minipigs que llegaron al santuario tras un abandono. Son dos hermanas que se quieren muchísimo y que les encanta jugar entre ellas. Ahora viven felices en su nuevo hogar y repletas de amor, cariño y respeto.